Haciendo sinergia…

La vivienda y el entorno siguen siendo punto de partida imprescindible para una familia sana.

Por Alexis Delgado

Recientemente participamos en la celebración de los veinte años de la creación de SINERGIA; un emotivo acto, impregnado de lo mejor de la sociedad civil venezolana, y realmente, reiteramos nuestro convencimiento de que la suma de los distintos actores que hacen vida en una sociedad es lo que se requiere para sacar a un país adelante, sin exclusión, sin sectarismos, todos remando en una misma dirección en pro del bienestar y prosperidad de sus ciudadanos.

La Fundación Vivienda Popular ha estado formando parte, durante estos veinte años, de esta importante organización que suma actores de los derechos humanos, la salud, la educación, la religión, la cultura, el emprendimiento, los valores, el ambiente y la vivienda, entre otros, promoviendo la organización, la participación, la visibilidad, la igualdad de género y el bienestar de la sociedad.

Hoy día, en nuestro ámbito, sabemos que la vivienda y el entorno siguen siendo punto de partida imprescindible para una familia sana. Aunque como dijo Víctor Navarro de Embajadores Comunitarios  en el Acto Aniversario de SINERGIA “Nuestro entorno no determina nuestro futuro”, no es menos cierto, que un entorno sano, con áreas educativas, deportivas, culturales y recreativas, alrededor de una vivienda sana, crea el ambiente propicio para la formación de jóvenes con valores, sentido de arraigo y pertenencia, formadores de hogares sanos.

Hoy día la situación de la industria de la construcción, especialmente de la vivienda, dista mucho de ese ideal…. El sector privado ha mermado en más de 90% su producción y el Estado, solo, es poco lo que puede hacer… Los altos costos de los materiales de construcción, los constantes cambios en la política salarial y la inseguridad en las obras, hacen cada día más difícil ofrecer productos acabados que incluyan toda esa dotación que una nueva urbanización requiere para hacer una mejor vida comunitaria. Hacerlo, nos daría costos enormes, impagables por una familia venezolana. Y ni hablar de las políticas crediticias, con montos irrisorios para los actuales costos de una vivienda.

A esto le añadimos la situación precaria de los servicios básicos como agua, electricidad, vialidad. Volvemos a la necesidad de terrenos urbanizados para poder producir urbanismos de calidad, lo cual se nos está haciendo más cuesta arriba. Pero insistimos en lo mismo… Si no hay sinergia entre los distintos actores que hacen vida, tanto en el sector público como en el privado, para producir urbanismos y viviendas de calidad, es poco lo que se puede lograr.

¿Será quizá un tema sobre el cual se puede “dialogar”?, no sabemos, pero miles de familias venezolanas merecen tener acceso a urbanismos y viviendas de calidad -a pasos agigantados -, donde el entorno garantice mejores condiciones para que los hijos de esta Patria grande llamada Venezuela, crezcan en ambientes sanos, confortables y seguros.

R. Alexis Delgado

Fundación Vivienda Popular

Publicado por EL UNIVERSAL

Share
Share
Aumentar/Disminuir Fuente