Alta Comisionada para los Derechos Humanos presentó su informe actualizado sobre la situación de los Derechos Humanos en Venezuela

20 de marzo de 2019 La Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, presentó hoy ante el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de Naciones Unidas (ONU), en la ciudad de Ginebra, Suiza, su informe oral sobre la actualización de la situación de los Derechos Humanos en Venezuela.

La alta funcionaria expresó su preocupación por la “magnitud y la gravedad de la repercusión de la crisis actual sobre los derechos humanos”, que en su opinión constituye un factor de desestabilización en la región. Precisó que un equipo técnico de su oficina está actualmente en Venezuela, constatando en el terreno la situación de derechos humanos, e intercambiando información con representantes del Estado, organizaciones de la sociedad civil y víctimas de violaciones a los derechos humanos.

“Considero que esta es una primera medida positiva y confío en que conducirá a un acceso continuo de la Oficina en el futuro. Es esencial que el equipo tenga acceso total e irrestricto, y que no se den represalias contra ninguna persona que se haya entrevistado o haya tratado de entrevistarse con ellos”, declaró la Alta Comisionada ante el Consejo.

“Desde junio de 2018 -la última vez que publicamos un informe sobre Venezuela-  el ejercicio de los derechos sociales y económicos ha seguido deteriorándose continuamente. Los grupos de población más vulnerables, tales como los niños, las mujeres embarazadas, los ancianos y los pueblos indígenas se han visto especialmente afectados […] Las autoridades se han negado a reconocer las dimensiones y la gravedad de la crisis en materia de cuidados médicos, alimentación y servicios básicos, por lo que las medidas que han adoptado no han sido suficientes”, señaló la Sra. Bachelet.

Por su parte, la representación de la dictadura venezolana empleó el argumento de la “guerra económica” y las sanciones impuestas por Estados Unidos, para justificar la crisis del país y contradictoriamente negar la existencia de la Emergencia Humanitaria Compleja. En una declaración escrita, los representantes de Nicolás Maduro ante el Consejo de Derechos Humanos recurrieron a la criminalización de las protestas opositoras a su gestión calificándolas como “violentas” y parte de una conspiración internacional. Señalaron que el fenómeno migratorio venezolano coincide con la adopción de sanciones por parte del gobierno de Estados Unidos, y reciclaron la cifra suministrada en 2015 por el ex Vicepresidente de Planificación, Ricardo Menéndez, referida a que en el país la inversión social alcanza el 74,1%.   

Una delegación de Provea estuvo presente en las sesiones del Consejo de Derechos humanos durante la lectura de la declaración verbal de la Alta Comisionada. La plena presencia de Estados miembros y observadores, demostró el interés y la preocupación de la comunidad internacional sobre la crisis en nuestro país. La declaración de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos hizo evidente que la crisis venezolana se traduce en graves violaciones a estándares internacionales de protección de los derechos humanos y que continuar negando la Emergencia Humanitaria Compleja, es darle la espalda a la realidad. El informe oral de la Alta Comisionada ratifica la importancia del trabajo de los venezolanos y sus organizaciones. Sin movilización social, sin denuncia y documentación y sin trabajo de las víctimas y sus familias, no sería posible una declaración de ese alcance internacional.

A continuación reproducimos el contenido del Informe Oral de la Alta Comisionada Michelle Bachelet, y la respuesta de la representación de la dictadura venezolana.

Seguir leyendo

Fuente: Provea 

Share
Share
Aumentar/Disminuir Fuente