#VocesDeLaEscasez: Reír y amar para no morir sin medicinas

16 de agosto de 2019 .- La emergencia humanitaria compleja afecta e impacta de manera diferenciada la vida de personas en especiales condiciones de vulnerabilidad y riesgo. Las personas mayores son un grupo poblacional especialmente vulnerable. En el marco del Monitoreo de la Escasez de Medicamentos para seis causas de morbilidad seleccionadas en ocho ciudades de Venezuela, Convite recogió la historia de una pareja de profesores universitarios jubilados, a quienes la escasez de medicinas mantiene en vilo.

En esta primera entrega, podremos escuchar y leer los testimonios de Rodolfo y Magaly, quienes lidian desde su trinchera más que contra la diabetes y las infecciones respiratorias agudas, contra la escasez de los fármacos que requieren para tratar estos padecimientos y vivir con calidad.

El encuentro fue en un espacio céntrico de la ciudad de Caracas, una de las ocho incluidas en la medición del índice de escasez de medicamentos de Convite, A.C.,  Rodolfo había sido invitado a contar su testimonio como docente universitario jubilado afectado por la crisis y la escasez de medicamentos para tratar su diabetes. A su lado, su esposa Magaly, quién lo ha acompañado durante décadas en todas sus vivencias. Amorosa, fiel y llena de convicción, atenta a las historias que narra y a los horarios de la merienda, parte del tratamiento que Rodolfo debe cumplir religiosamente.

El equipo de Convite A.C. se desplazaba desde diversos puntos de la ciudad, sorteando las peripecias del transporte público terrestre y los constantes e injustificados retrasos del Metro de Caracas. El tiempo transcurría entre la conversación amable y los cuentos sobre la época dorada de la Universidad Central de Venezuela con Rodolfo y Magaly, quien también fue docente. La inevitable espera permitió romper el hielo e identificar que también ella tenía un testimonio que contar, no solo como cuidadora de una persona diabética, sino también por su propio padecimiento: infección respiratoria aguda. Las infecciones respiratorias agudas (IRA´S) están incluidas en el grupo de morbilidades para las que Convite y sus organizaciones aliadas, monitorean la situación de escasez de fármacos. Afuera el sol abrasaba y algunas personas mayores hacían fila para cobrar la pensión en el banco. Otros caminaban apurados con escasas bolsas de compra.

Esperábamos la llegada de la persona encargada de la grabación y, mientras tanto, surgían las dudas típicas ante el registro de un testimonio: “¿en qué medio va a salir?”, “¿qué es lo que quieren contar?”. Había sido difícil lograr concertar suficientes entrevistas testimoniales, porque la mayoría quería eludir conflictos, no quería exponer su identidad, cuando desde el aparataje disuasivo del Estado, que secuestra y convierte en dadiva los derechos más básicos, como la alimentación, la salud y la vida, es muy fácil tener y manifestar miedo. Nadie tiene algo bueno para contar en medio de esta viacrucis en el que se ha convertido conseguir medicinas en un país sumido en Emergencia Humanitaria Compleja desde el año 2015.

Finalmente, la editora llegó y nos contó que justo había perdido la memoria de la cámara porque funcionarios del SEBIN la detuvieron en un concurrido boulevard de la ciudad, cercano al lugar de encuentro, por tener una cámara de filmación y un trípode (base para sostener el equipo). Cedió, entregó la memoria y algo de dinero que llevaba encima como parte de la extorsión, en divisas. Lo dio por perdido y decidió continuar con el compromiso del día: documentar las violaciones del derecho a la salud. En el lugar le esperábamos para empezar, a todo el equipo la empatía nos llevó de la compasión a la indignación, de la molestia a aceptar aquella máxima: El show debe continuar. El relato inició desde ese deseo de no callar más injusticias.

Continuar leyendo

 

Share
Share
Aumentar/Disminuir Fuente