Pana Vota introdujo ante la Fiscalía General un informe de denuncias de amenazas a empleados públicos

La organización Pana Vota introdujo este miércoles 2 de agosto en la Fiscalía General del Ministerio Público, un informe en donde se detallan las decenas de denuncias recibidas por parte de empleados públicos, los cuales fueron amenazados y chantajeados para que fueran a votar el pasado 30 de julio a favor de la Asamblea Nacional Constituyente.

Pana Vota puso a disposición desde el pasado 24 de julio, un formulario de denuncias en el que más de 50 empleados públicos venezolanos declararon de forma anónima el hostigamiento y las amenazas que recibieron en sus instituciones de trabajo. Dichas denuncias fueron sustentadas en el Artículo 126 de la Ley orgánica de procesos Electorales LOPRE el cual establece que “ninguna persona puede ser obligada o coaccionada bajo ningún pretexto en el ejercicio de su derecho al sufragio”.

A través de este canal, Pana Vota recibió 56 denuncias en 7 días provenientes de 8 estados del país y 37 instituciones públicas en las cuales los denunciantes manifestaron ser objeto de amenazas, chantajes y coacciones constantes donde se les manifestaba que la sanción al empleado que haciendo uso de sus derechos constitucionales, decidiera no asistir al evento electoral pautado para el pasado domingo 30 de Julio, sería el despido inmediato de dicha institución pública.

Según el reporte de Pana Vota las entidades públicas con mayor número de denuncias fueron PDVSA, CORPOELEC, Banco Bicentenario, INCES y el Poder Judicial en los estados; Distrito Capital, Miranda, Táchira, Mérida, Anzoátegui, Carabobo, Zulia y Bolívar.

Carvajal indicó que Pana Vota abrirá un nuevo canal de denuncias, en el que hace un llamado a los empleados públicos que no asistieron al evento electoral mencionado, a denunciar en caso de que sus superiores tomen acciones en su contra por este motivo.

Share

Venezuela, Liderazgo y Petróleo culminó satisfactoriamente su tercera cohorte

El programa de formación en liderazgo para jóvenes “Venezuela, Liderazgo y Petróleo” finalizó su tercera cohorte el pasado sábado 22 de julio, en una ceremonia de cierre en la que 59 participantes recibieron su certificado de culminación, luego de 20 semanas de aprendizaje.

El acto fue inaugurado por el Dr. Antonio Ecarri, quien expresó su agradecimiento a Futuro Presente por permitirle ser parte del cierre de un ciclo de formación, de estos jóvenes venezolanos. Por su parte la Directora Ejecutiva de la fundación, Aurora Malavé, motivó con sus palabras a estos 59 nuevos egresados, para que sigan creyendo en Venezuela, y aportando a la construcción de un mejor país.

Entre los invitados especiales a la sesión de clausura estuvieron presentes el Director de Formación de la Fundación Futuro Presente, Gregory Rondón, y la profesora María Fernanda Rodríguez, miembro de la Junta Directiva de la organización.

Luego de haber hecho entrega de los certificados, Edmaly Maucó, fue la elegida para dedicar unas emotivas palabras de agradecimiento en nombre de sus compañeros de cohorte.

Posteriormente, Hellen Barrios, coordinadora del programa, se despidió de sus participantes agradeciendo el tiempo y el empeño dedicado. Minutos después, fue sorprendida al recibir un reconocimiento por parte de los miembros de la tercera cohorte, por su dedicación y su excelente trabajo.

La Fundación Futuro Presente felicita a los nuevos egresados de Venezuela, Liderazgo y Petróleo en su tercera cohorte, quienes a partir de ahora asumirán el compromiso de seguir trabajando por la reconstrucción de nuestro país.

Share

ONU: Investigación sugiere violaciones sistemáticas de los derechos humanos en Venezuela

08 de agosto, 2017 — Un equipo de expertos de la ONU en derechos humanos reveló este martes las conclusiones preliminares de una investigación cuyos resultados sugieren que en Venezuela ha habido un uso generalizado y sistemático de la fuerza excesiva y que se han efectuado detenciones arbitrarias contra los manifestantes.

Las entrevistas realizadas por el grupo asignado por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, revelan otras violaciones a las garantías fundamentales que abarcan allanamientos violentos de viviendas y torturas y malos tratos a las personas detenidas en relación con las protestas.

“La investigación fue un resultado de un trabajo que se hizo desde el mes de junio, nosotros pedimos autorización a Venezuela para ingresar al país para realizarla in situ, lamentablemente, el Estado nunca respondió a este requerimiento, por lo que tuvimos un trabajo de observación remoto. Desde fuera de Venezuela entrevistamos a personas que se encontraran en Venezuela o en terceros países que tuvieran información de primera mano sobre las manifestaciones”, explicó Hernán Vales, oficial de Derechos Humanos en una entrevista con Noticias ONU.

Un funcionario de la Oficina del Fiscal General de Venezuela también fue entrevistado. Hasta el 31 de julio, esta entidad había investigado 124 muertes en el contexto de las manifestaciones. Según el análisis de los expertos, las fuerzas de seguridad venezolanas serían responsables de al menos 46, mientras que los grupos armados progubernamentales o “colectivos armados”, serían responsables de otros 27.

El informe se refiere también a la violencia de los manifestantes contra las fuerzas públicas y da cuenta de ocho efectivos de los cuerpos de seguridad muertos en las manifestaciones. No menciona, por otra parte, si hubo víctimas civiles entre los simpatizantes del gobierno.

Señala que varios casos examinados por el equipo mostraron indicios de que las autoridades infligieron tratos crueles, inhumanos o degradantes a los detenidos y, en algunas ocasiones, recurrieron a métodos de tortura tales como choques eléctricos y golpizas.

“Le solicitamos al gobierno de Venezuela que de manera inmediata deje de reprimir, deje de usar la fuerza excesivamente contra los manifestantes. También solicitamos que cesen las detenciones arbitrarias y que liberen a todas las personas detenidas arbitrariamente”, agregó Vales.

En un comunicado, Zeid Ra’ad Al Hussein recordó a las autoridades la prohibición absoluta de usar la tortura, de conformidad con las leyes internacionales de derechos humanos.

Imagen :Manifestantes en La Castellana, un barrio del este de Caracas. Foto: IRIN / Helena Carpio

Centro de Noticias ONU

Share

ONG debatieron acciones en conjunto posterior a ANC

En la mañana de este lunes, un grupo de organizaciones de la sociedad civil se reunieron en los espacios del Foro XXI para debatir acciones de consenso frente a la instauración de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC).

La primera ponencia del evento estuvo a cargo del politólogo, John Magdaleno, quien hizo énfasis en la importancia del concepto de transición política. Precisó la importancia del marco teórico alrededor de los términos de eficacia-eficiencia, los cuales ayudan a identificar las principales lecciones de las transacciones de regímenes autoritarios.

Magdaleno mencionó 9 garantías procedimentales de la democracia, de las cuales Venezuela sólo cumple con una. Categorizó al Gobierno como un régimen totalitario, que ha pasado del autoritarismo competitivo al autoritarismo hegemónico.

“Al hablar de transición política es necesario mencionar una erosión de los componentes autoritarios. Surgen 3 fases: liberalización, democratización y socialización. El resto es saber cuándo arranca esta transición y si los actores permiten que se materialice.” puntualizó.

La restitución de las garantías constitucionales es un factor que suma al comienzo de una transición pero resultan insuficientes ante un sistema que controla la mayoría de poderes.

De acuerdo a Magdaleno existen 2 modalidades de la transición:

  1. Por Colapso o no pactadas
  2. Pactados por “transacción”

Entre los apuntes que destacó el politólogo tambi{en señal{o que la restauración de la democracia surge de forma gradual, reformulando políticas y con elementos que presionan al régimen. Actualmente, el catedrático adelantó haber estudiado 33 casos de transiciones políticas, donde 20 de los países optaron por pactos. De estos 33, 18 fueron de América Latina y 13 recurrieron a negociaciones con intermediarios.

En medio de la represión y el aumento gradual de la persecución, exhortó al movimiento simultáneo de 10 tableros en el ámbito social y político, los cuales serían claves para la transición:

  1. Opinión Pública
  2. Movimiento social (como respuesta a la represión, la sociedad se organiza)
  3. Opinión Internacional
  4. Organizaciones Multilaterales
  5. Presidentes-Parlamentarios de la región
  6. Conversación con y entre empresarios
  7. Interlocución con el chavismo disidente
  8. Valores espirituales (Iglesia)
  9. Comportamiento de la FAN (previsión de imposición de otras políticas autoritarias)
  10. Elecciones (con condiciones claras)

Recalcó que no es necesario con tener un rasgo espontáneo alrededor de las protestas y que es fundamental contar con un saldo organizativo, lugar donde la oposición tendrá un dilema estratégico, definiendo: “Cuál es la vía para promover el cambio”, teniendo en simultáneo: elecciones condicionadas, negociaciones y presión.

Sin embargo, señaló que mientras no exista un consenso las peleas internas de un sector pueden restarle algún avance a la lucha popular.

“Los objetivos deben ser los mismos: Nuevos magistrados del TSJ, Nuevos rectores del CNE, Respeto de la Asamblea Nacional, Liberación presos políticos, Canal humanitario, Elecciones Generales. La sociedad civil y los actores políticos deben evaluar el repertorio de opciones reales y prever cualquier escenario” comentó Magdaleno.

Más de 60 ONG exigen la ayuda de la comunidad internacional

Posterior a la ponencia de Magdaleno, 3 voceros de las organizaciones de la sociedad civil: Provea, Transparencia y Foro Penal, ofrecieron una rueda de prensa donde hacían un llamado a la comunidad internacional frente al fraude internacional y reiteraban su trabajo en el campo de los derechos humanos.

En el comunicado, destacan puntos fundamentales:

  • Exigen la cancelación del fraude instaurado el 30J.
  • Refuerzo del papel que ejerce la comunidad internacional. Aceptar la visita de las distintas relatorías.
  • Cumplimiento del calendario electoral (con las debidas garantías)
  • Respeto al derecho de reunión, manifestación pacífica y libertad de expresión.
  • Visibilización de casos de persecución a la disidencia política
  • Continuar con la lucha desde espacios fundamentales para exigir el establecimiento de un canal humanitario.
  • Se oponen frente la imposición de cualquier tipo de medida que afecte al pueblo venezolano
  • Piden a cancilleres poder abordar crisis migratoria e implementación de políticas para la diáspora venezolana.

De igual forma, le exigieron a los actores políticos emitir un mensaje acorde a las necesidades del pueblo venezolano y considerando los días previos de lucha en las calles. Desconocen el nombramiento de Tarek William Saab como Fiscal General.

Acciones en conjunto

Finalmente las organizaciones tuvieron un espacio donde presentaron sus propuestas frente a la amenaza de la ANC, en donde tuvieron la oportunidad de hablar líderes de distintas organizaciones tales como AVESA, Prepara Familia, Fenasopadres, CEPAZ,Pana Vota, Defiende Venezuela, entre otros.

La jornada cerró con un conjunto de advertencias para generar mecanismos de respuesta en tiempos de crisis, destacando la importancia de la articulación de las ONG y las acciones en conjunto.


Prensa Provea

Share

SIC :País en coma

Revista SIC 797

Agosto 2017

El país está en coma. Nuestra cotidianidad es cada día más cuesta arriba, casi insostenible. Sobrevivir se ha convertido en un desafío. No hay nada dado, supuesto; cada día hay que inventarlo.

Qué hacer para no pasar hambre y por lo menos tener una comida diaria; cómo llegar al trabajo y regresar a casa sin ser asaltados; cómo armarse de paciencia para aguantar entre cuatro y seis horas diarias en la cola del transporte público y, al final, tener que pagar un sobreprecio para poder llegar a casa, descuadrando el salario de hambre que se recibe; qué hacer para no enfermarse porque los hospitales están deteriorados y colapsados y no hay medicinas; no contamos con agua potable, ni cómo hervirla, porque el gas escasea y cuando llega es caro y las colas son inmensas para poder adquirirlo; la electricidad es irregular, fluctúa constantemente dañando los aparatos domésticos que, dados los niveles de inflación, las familias no tienen como reponer.

Las fiestas y los convites de patio, tan propios de nuestra cultura, han quedado estacionados en la memoria como recuerdos felices, hoy es un lujo que solo se pueden dar los que orgánicamente están enchufados en las redes del poder; pululan, como en Haití, en los frentes de muchas casas, mesitas donde se venden pequeñas cosas usadas o productos detallados en porciones mínimas, señal de una economía del día a día; las ratas y los perros compiten con la gente que busca entre los desechos un pedazo de arepa para saciar el hambre; los colectivos armados, paramilitarismo bolivariano del socialismo del siglo xxi, junto a la red de patriotas cooperantes o sapos de la dictadura, amenazan y persiguen cualquier disidencia y descontento ante la situación; la cotidianidad está militarizada, los carros y tanquetas de guerra recorren la ciudad con hombres armados, vestidos de verde oliva, algunos con armaduras cual “robocot”, y otros vestidos de negro, con pasamontañas, jugando a la guerra, apresando, torturando y matando en nombre de la paz y la revolución a quien protesta y manifiesta su malestar ante el statu quo.

Mientras tanto, los medios de comunicación y las cadenas propagandísticas del Gobierno hablan de patria y soberanía pretendiendo imponer infructuosamente la narrativa del poder. Pecado estructural, sistema de muerte. Así las cosas. Esto no es cuestión de izquierdas vs. derechas; ni de ricos vs. pobres; es, sí, un asunto de sociedad soberana vs. Gobierno tiránico; de vida digna vs. esclavitud; democracia vs. dictadura.

En medio de esta situación, la ciudadanía no solo ha resistido, sino que se ha ido constituyendo en medio de la adversidad en un auténtico sujeto social, con una voluntad política de transformación democrática. Por eso creemos que la consulta popular, celebrada el pasado 16 de julio, fue un auténtico acontecimiento histórico con una densidad democrática inédita en la historia de nuestro país y de América Latina. No fue un suceso, porque lo propio de un suceso es que es algo que ocurre en continuidad con lo que venía pasando y, por tanto, no entraña novedad, ni trascendencia alguna. En cambio, un acontecimiento es un hecho denso, inédito, que revela una novedad y se transforma en hito histórico. Veamos algunos rasgos de esta novedad.

En primer lugar, quien asistió a la consulta participó por cuenta propia, porque para cada quien fue un acto autónomo y libre, una decisión absolutamente personal, sin chantajes, ni presión de ningún tipo por parte de quienes lanzaron y operativizaron la iniciativa.

En segundo lugar, la gente se asumió como un cuerpo social cohesionado ya que, en los centros electorales, aunque no todos nos conocíamos, nos experimentamos hermanos, unidos, compartiendo un mismo horizonte de país. Fue un espacio de encuentro y de reconocimiento social; por ejemplo, en un mismo centro, convergían personas de distintas clases sociales, soñando juntos por un mismo país, se saludaban, se encontraban y verbalizaban sus sueños e imaginación.

En tercer lugar, la consulta fue de suyo una concertación política, porque muchos chavistas (no maduristas) concurrieron a las mesas para expresarse, así como también la gama de tendencias políticas opositoras representada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), y más allá de cualquier tendencia política, acudieron, de igual modo, los llamados “ni, ni”, quienes en las tertulias espontáneas en las cercanías de los centros electorales dejaban claro que no eran ni chavistas, ni de la MUD, pero que estaban claros que esto tenía que cambiar y que la asamblea nacional constituyente (ANC) de Maduro era una imposición inconstitucional intragable.

En cuarto lugar, fue un acto de trascendencia cultural donde la viveza criolla fue superada por un impecable espíritu ciudadano que generó un ambiente de confianza y responsabilidad íntegro.

En quinto lugar, fue un acontecimiento civil que demostró que no se requiere de Plan República para garantizar el orden y la seguridad de un evento electoral cuando la ciudadanía asume el protagonismo del proceso.

En sexto lugar, fue un acto de fe en “los poderes creadores del pueblo” porque nos mostramos a nosotros mismos y al mundo los dones y el ingenio que poseemos y que somos capaces de desplegar exitosamente en tan poco tiempo y con tan pocos recursos a favor del bien común, en una atmósfera festiva, lúdica.

En séptimo lugar, desde el punto de vista gerencial, pese a la maldición histórica del rentismo, se reveló un espíritu emprendedor de alto nivel, pues se hizo uso eficiente de tiempo y de los pocos recursos disponibles y se llegó, de manera altamente eficaz, al logro de los objetivos. Tal como lo señaló el ex rector del CNE, Vicente Díaz, después de conocer los primeros resultados (7.186.170) y las proyecciones a 7.6 millones como total de la jornada: “Esos números de ayer se lograron con 14 mil mesas insta- ladas cuando lo máximo obtenido previamente se hizo con 45.000”. Ha sido, pues, el proceso electoral más eficiente, ordenado y confiable de nuestra historia política, además de inédito por su característica: propuesto por organizaciones de la sociedad civil, coordinado por la Mesa de la Unidad Democrática y operativizado por los partidos políticos junto a las universidades y organizaciones de la sociedad civil, sin participación del gubernamental Consejo Nacional Electoral (CNE).

En octavo lugar, desde el punto de vista ético, fue una decisión que desató un modo de relación tan auténtico que afloró la solidaridad, la honestidad, la responsabilidad, la participación, la ayuda mutua, la confianza, el respeto, afirmando que es mentira que los valores se han perdido, y que cuando nos relacionamos desde lo mejor de nosotros mismos, estos fluyen con naturalidad.

En noveno lugar, desde el punto de vista comunicacional pese a que Conatel amenazó y censuró a los medios para que no cubrieran el evento, la información fluyó por las redes y boca a boca, generando una gran movilización en todos los rincones del país.

En décimo lugar, fue un acto de incidencia internacional por la cualificada presencia de los observadores internacionales y el impacto positivo que tuvo a nivel de las redes y medios internacionales; tanto, que a escasos dos días ya se contaban alrededor de dieciocho pronunciamientos de jefes de Estado con tendencia a más.

El país está en coma, sí, por las arbitrariedades de quienes se han adueñado ilegítimamente del Estado, pero la sociedad venezolana tiene un espíritu enorme de resiliencia capaz de reponerse a cualquier adversidad y rehabilitarse democráticamente, con el convencimiento de que los conflictos se resuelven pacíficamente en las urnas, no con la guerra.

Para que haya República, los actores políticos (Gobierno y MUD) deben leer bien este acontecimiento inédito de nuestra historia y evitar azuzar los lobos de la violencia. El pueblo habló contundentemente: no a la guerra, no a la dictadura, sí a la paz y a la democracia.

Fuente: Revista SIC 

Share