Presos sin dueños

Carlos Nieto | El problema de los privados de libertad cada día tiende a ser más grave y la situación a empeorarse cada día más, todo esto lleva el agravante de que a quien le corresponde el control de los privados de libertad en Venezuela no reconoce sus responsabilidades y desconoce a 45 mil presos que están en Centros de Detención Preventiva y que aunque se empeñen en negarlo, es al Ministerio para el Servicio Penitenciario a quien le corresponde velar por estos reclusos y no a los organismos policiales, que tienen como función cuidar a los ciudadanos y no estar en sus comisarías cuidando presos, que es lo que ahora hacen.

Solo basta revisar el Decreto N° 8.266, mediante el cual se crea el Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario, publicado en Gaceta Oficial N° 39.721 del 26 de julio de 2011 y ver que claramente su Artículo 2°, donde establece: “Son competencias del Ministerio del Poder Popular para el Servicio Penitenciario: 1. Diseñar, formular y evaluar políticas, estrategias, planes y programas, regidos por principios y valores éticos, destinados a garantizar el pleno goce y ejercicio de los derechos fundamentales de los procesados y procesadas, penados y penadas, así como procurar su rehabilitación y mejorar sus posibilidades de reinserción en la sociedad”.

En ningún momento este decreto hace distinción de presos, habla de procesados y penados sin exclusión, igualmente el Código Orgánico Penitenciario, en vigencia desde el 28 de diciembre del 2015 en todo momento se habla de personas privadas de libertad, solamente en su artículo 23 dice “Los establecimientos del Sistema Penitenciario se clasifican en establecimientos penitenciarios de régimen cerrado y de régimen abierto. Los establecimientos penitenciarios de régimen cerrado se clasifican en centros para procesados y procesadas judiciales y centros de penados y penadas, en los cuales se crearán espacios para los privados y privadas de libertad que, de acuerdo a determinadas características, requieren de un tratamiento específico y diferenciado del resto”.

Estamos a las puertas de un gran caos carcelario causado por la imprudencia y negligencia de los funcionarios que dirigen el sistema penitenciario venezolano, tenemos un hacinamiento cercano al 400 %

El Código Orgánico Penitenciario es claro también que los reclusos que están en proceso, también son de la competencia del Ministerio para el Servicio Penitenciario y no como la Ministra para el Servicio Penitenciario y su equipo de trabajo nos pretende hacer creer que los reclusos que están en proceso no le corresponden a ellos y en base a esta arbitrariedad y extralimitación de sus funciones han creado un caos en los Centros de Detención Preventiva, que ha fundado un sistema penitenciario paralelo que se los pretenden endosar a las policías del país cuya función es dar seguridad a la ciudadanía, combatir la delincuencia, detener a los delincuentes pero no estar cuidando presos, porque ese trabajo es del Ministerio Penitenciario.

Tenemos 45 mil personas detenidas en Centros de Detención Preventiva sin condiciones para tener personas detenidas por lapsos mayores a 48 horas, esto en más de 500 espacios regados a lo largo de todo el país, es decir se han creado más de 500 mini cárceles en todo el país, en el lugar que usted menos se lo imagine puede haber presos y muchos de ellos de alta peligrosidad que no deberían estar en esos sitios.

A esto le sumamos 55 mil reclusos que hay en las cárceles tradicionales que el Ministerio Penitenciario sí reconoce como de ellos, es decir tenemos una cifra aproximada de 100 mil personas presas en Venezuela, una cifra que jamás habíamos tenido en toda la historia penitenciaria venezolana.

Estamos a las puertas de un gran caos carcelario causado por la imprudencia y negligencia de los funcionarios que dirigen el sistema penitenciario venezolano, tenemos un hacinamiento cercano al 400 % y no vemos que se esté haciendo nada para darle solución al problema, la construcción de nuevas cárceles sigue siendo solo promesas incumplidas, mientras las mafias penitenciarias siguen haciendo buenos negocios en esos recintos, razón tenía el maestro Elio Gómez Grillo cuando decía que las cárceles eran un negocio tal productivo como PDVSA.

Abogado y Coordinador de la ONG “Una Ventana a la Libertad”. Es columnista del diario El Nacional
@cnietopalma

Aspectos demográficos sobre discapacidad

Juan Kujawa Haimovici |  Las políticas públicas que el Estado tiene que implementar en el país, en cualquier materia se basan en una buena planificación  a corto, mediano y largo plazo. El Plan de la Nación. Y este se basa en los Censos Nacionales, entre otras estrategias.

El Instituto Nacional de Estadística, INE,  es un organismo adscrito al Ministerio de Planificación, y de acuerdo con la Ley de la Función Pública de Estadística, (2015); que por cierto la función estadística en el país data de 1871; potestad privativa del Estado venezolano.

Según dicha Ley, la actividad estadística es realizada por todas las Ramas del Poder Público Nacional, Estadal y Municipal, y toda persona natural o jurídica, tiene derecho a ser usuario de la información estadística de interés público que levante, produzca y procese el Estado; y el derecho a disponer de la información estadística nace en el momento en que el Estado concluye la actividad que configura el producto estadístico y lo presenta oficialmente. Es de interés público.

En consecuencia, “El carácter público de la actividad estadística oficial viene dado por la trascendencia política, económica y social que en nuestros días se confiere a los resultados de las estadísticas elaboradas en el seno de la Administración…. En tal sentido, la Ley de la Función Pública de Estadística promueve la adaptación jurídica del Estado a los cambios que se han producido en su entorno nacional e internacional, a las demandas de información que le solicita la sociedad y que él mismo requiere con el fin de crear las condiciones imprescindibles para el desarrollo sustentable de la nación”.

En base a esto, el INE,  a través de la Gerencia General de Estadísticas Demográficas presentó el Primer Boletín de la Mesa Técnica de Estadísticas de Discapacidad, con la finalidad de brindarle información oportuna y de calidad sobre las Personas con Discapacidad a la sociedad venezolana y a los decisores,  para el diseño de políticas públicas que garanticen el pleno uso de sus derechos. (resaltado nuestro),  y para la obtención de información estadística confiable, oportuna y de calidad útiles para la planificación y la toma de decisiones en materia de políticas públicas.

¿Quiénes son esos decisores?

  •   Instituto Nacional de Estadística (I.N.E)
  •   Ministerio del Poder Popular de Planificación (M.P.P.P)
  •   Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad (CONAPDIS)
  •   Ministerio de Educación (M.P.P.E)
  •   Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria (M.P.P.E.U)
  •   Vicepresidencia de la República Bolivariana de Venezuela (V.R.B.V)
  •   Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela (A.N.V)
  •   Instituto Nacional de los Servicios Sociales (I.N.A.S.S)
  •   Instituto Venezolano de los Seguros Sociales (I.V.S.S)
  •   Ministerio del Poder Popular para el Proceso Social del Trabajo (M.P.P.P.S.T)
  •   Organización Panamericana de la Salud (O.P.S)
  •   Misión José Gregorio Hernández (M.J.G.H)
  •   Ministerio del Poder Popular para la Juventud y el Deporte (M.P.P.J.D)

Se observa que son trece (13) organismos que tienen que ver con las políticas públicas y con responsabilidades en materia de discapacidad en Venezuela.

En este boletín, se aprecian estadísticas de los siguientes Organismos:

  1. El Instituto Nacional de Estadística. INE. Población con Discapacidad según el Censo  de Población y Vivienda del 2011. Boletín Demográfico.
  2. El Consejo Nacional para las Personas con Discapacidad. Conapdis.  Atención a las Personas con Discapacidad. 2014.
  3. Instituto Venezolano de los Seguros Sociales. IVSS. Atención a las Personas con Discapacidad. 2013 – 2014
  4. Ministerio de Educación. ME. Las Personas con Discapacidad en el Sistema Educativo. 2008-2013 (No hay información disponible años 1971-2007 cuando la expansión de la atención en Educación Especial, fue considerable, más no reconocida).

De los trece (13) organismos antes señalados solo cuatro (como se indicó); presentaron datos estadísticos en cuanto a atención de las P.c.D., de acuerdo a sus competencias descentralizadas, mas no  intersectoriales, salvo mejor opinión. nueve (9), de ellos no presentaron información,  a pesar de su importancia y sus competencias en  políticas públicas en materia de discapacidad:

En próximos artículos comentaremos las estadísticas que cada organismo presenta, hasta el año 2014, y que a nuestro criterio, no permiten establecer políticas públicas intersectoriales, complementarias, sino aisladas. La autarquía organizacional.

Un ejemplo de ello es el Conapdis, adscrito al “Viceministerio de la Suprema Felicidad del Pueblo” y este  a su vez al Ministerio del Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno.

Por otra parte también  existe el Consejo Presidencial de Personas con Discapacidad, (2015) instancia que tiene la finalidad de crear una estructura de mando y participación directa en trabajo colectivo con el Presidente.

Juan Kujawa Haimovici

Lic. en educación. Unesr. Especialista en Gerencia y en RRHH (USM / UNESR).
Diplomado en Como Enseñar Etica y Capital Social. UNAM / OEA
Componente Académico Maestria en Educación Superior. USB
Docente UNES.
Docente CIU
Interés académico en Etica Profesional y Políticas Públicas y Discapacidad.
Docente en pre y postgrado
politicaspublicasydiscapacidad@gmail.com

Publicado originalmente AQUÍ

Publicado por PROVEA 

Ceniza en Carnaval

Maryluz Schloeter, febrero 20, 2017

Es Carnaval, su propósito codificado en apariencias.

Allá en Venecia, llega con imágenes de adultos, gran lujo y grandes atuendos, sombreros, capas

y plumas; rememoran traiciones y navajas, culpas tras las máscaras en pasillos sombríos y

húmedos, ritmos y remos; en trajes ricos, las exquisitas figuras femeninas de ojos escondidos tras

elaborados antifaces. Desde Brasil, la imagen de comparsas es joven, multicolor; parece alegre,

desfila y baila saturada de música, enmascarada, parece alocada, dionisiaca, agotadora. Parece

igualar, esconder diferencias y ambiciones detrás de la belleza y la sonrisa…

En mi dimensión, desinflado el Carnaval de frívola fiesta popular, vemos pasear llevados de la mano

niñitos disfrazados. Sus trajecitos repiten favoritos de cine, videos y juegos, sin que pasen de moda

los héroes, y las grandes estrellas del entretenimiento; otros, parodian figuras de actualidad propias

y ajenas. Los niños no saben su peso, ignoran la culpa, las ambiciones, traiciones, lujos mal

habidos, mentiras y farsas, el daño que esconden detrás de sus máscaras hieráticas esas figuras

de actualidad nacional.

Alguna vez en la tele, sin tapujos se anunciaban noticias que rompían el celofán, pero se le obligó a

callar. Y en el silencio de la comunicación interna, la verdad escondida sale y somos noticia,

comentario y reportaje en la prensa internacional. La noticia del hambre y hambre infantil sacude

con sus cifras. Y agregando máscaras de muerte, la prensa nacional informa que es 9 mil la cifra de

jóvenes víctimas de violencia

¿Qué figura tendrá la imagen de población con esta muesca? Podrían haber sido jefes de hogar,

estudiantes, trabajadores, técnicos, productores ¿Algunos serían delincuentes? ¿cuántos huérfanos

dejan?

Ya no hay protección que permita Ignorar absolutamente el mal de otros; la información está ahí,

salta ante nuestros ojos ¿Se defiende lo que se ignora? ¿Queda algo no vulnerable? ¿Esconde la

comparsa revolucionaria, la de la felicidad del pueblo, algún otro mal aún desconocido? ¿se

presiente al menos? ¿Somos acaso un experimento criminal o títeres indefensos movidos por la

voluntad e interés de otros? ¿Qué más se volverá cascote, migajas, añicos de legitimidad, calidad

de vida o derechos?

Se sigue distorsionando la realidad, creando ridículas amenazas, falsas y acomodaticias verdades

para medio cubrir la decadencia. Hay ruido y hay agua en Carnaval ¿Habrá conciencia debajo de

disfraces de papel? ¿Hay culpa sin arrepentimiento y daño sin duelo? Los de la comparsa perversa

de máscaras innobles, dejan una estela de destrucción acumulativa; ¿podrán seguir igualitos, sin

empaparse?

Sería insólito, la fuerza social que nos queda, es el consenso que se inició en millones de pasos y

sus miradas vigilantes, algunas que recién se actualizaron sin parpadear en la UCV. Tiene que ser

posible que seamos, sin más titubeos, resistencia en conquista, solo una razón y una voluntad: la

del cambio constructivo.

Todos somos vulnerables; las palabras no alcanzan y la indignación tampoco… maltratados y

ofendidos llegaremos al Miércoles de Ceniza ¿Somos tan solo polvo?

Por la vida, hay que poder

Maryluz Schloeter
Sin buscarlas, aparecen hoy dos expresiones hechas que dicen más que una página ¿por qué? Se prolonga y agudiza lo violación y la ilegalidad que carcome la democracia, sin detener la destrucción progresiva hasta del más mínimo indicio de bienestar en los sectores más débiles y más sufridos. De ahí que aparecen, son dos expresiones conocidas, surgidas de circunstancias críticas, pero diferentes.

En una, entre varios sectores, cada uno apelaba a su supuesta prioridad, fuerte y desigual en impacto y visibilidad inmediata. Hubo queja ante lo decidido. La respuesta fue expresada en síntesis: trabaje con lo que tiene a mano. En la otra, una vez concluido el análisis del asunto (que mantenía a las facciones discutiendo), pese a sus diferencias, estuvieron de acuerdo, pero las condiciones de la situación no solo no eran favorables; eran en lo inmediato abiertamente opuestas. La conclusión lacónica fue: hay que crear las condiciones que lo permitan.

Estas dos expresiones nos acorralan como espejo de realidades, en paralelo.

En la necesidad de cambio hay coincidencia. La solución, en la intención democrática compartida, es electoral. ¿Qué es eso? Lo electoral es el CNE y sus atributos re-definidos a su medida por el control rojo rojito, sus aliados verdecitos y sus “coach” de moda, no la primaveral, sino la de siempre, la de la islita caribeña. Ese CNE luce altisonante y presumido, es falso; después de tantas ilegalidades acomodaticias, es caricatura, como la cara de la belleza perdida por las actrices caídas en la primicia de la cirugía estética y el Botox. ¿Es sensato dejar el destino del país en manos de eso, cuya intervención en las municipales, regionales y presidenciales ha quedado retratada en los hechos?

Son varios actores ¡Estamos preparados? Dice la sabiduría campesina que es mejor no poner todos los huevos en una sola canasta ¿Elecciones…? Civiles y militares han dicho: NO ¿Será cierto? ¿O es comedia para quedar bien, afirmar mil veces que Sí, ya que han dialogado, negociado, y complacido? Intervendrán los negociadores, habrá presiones para aceptar, impondrán condiciones inventadas y tácticas dilatorias; es farsa y riesgo. Si se dan, ¿votar con el CNE actual ignorando además qué papel juega el carnet de la Patria en elecciones? ¿Ir a elecciones frente al poderoso trío gobierno/PSUV/verdes en fragmentos opositores enfrentados?

Eso, es lo que está a mano…

Así, el riesgo es perder en las elecciones y con ellas la República, la Democracia, el Estado de Derecho, la Soberanía, la Libertad, sin fecha de caducidad, en sumisión total. Para asegurarlo, ya están prestas las recién creadas – ¿re-creadas? – y entusiastas milicias inconstitucionales, esas del Plan de la Patria, armadas para detener la oposición. Nada original. Es copia del molde Cuba y Nicaragua, no se sabe aún si en esa tarea estrenarían el nuevecito liquiliqui verde oliva.
Aún hay que ver la segunda expresión, crear las condiciones. Juntando las dos, se rompe el paralelo, se lee una formula casi mágica: Crear condiciones + Elecciones.

Crear condiciones es incidir pero ¿en cuáles condiciones? -En todas ¿dónde?-Donde se requiera para que sí existan, se respeten y sean de todos. Para “limpiar”, legitimar, organizar allá y aquí, los registros de partidos, candidatos y electores, distribución territorial de mesas, procedimientos y normas reinterpretadas o inventadas, conexión cubana, conteo y centralización, testigos… ¿Cómo incidir? En el siglo XXI ya no existen magos polivalentes, pero a quienes saben les llaman expertos, sus resultados (deben ser) sumados a la fuerza de los miles y miles de pasos (a dar) y de ojos (vigilantes), ávidos de cambio sin “ismos!”.
Por la vida, hay que poder ¡Se rompería el molde rojito asfixiante abriendo con el voto, el rescate y ejercicio de la soberanía!
Febrero 09, 2017.

Actos de magia en el Arco Minero del Orinoco

Recientemente en “El Expreso”, diario publicado en Ciudad Bolívar, aparece una noticia con el título: “Comunidad Rabín Rico cumple con lo estipulado en el Arco Minero”.

En la misma se ofrecen las declaraciones del señor Osvaldo Hernández trabajador de una cooperativa minera local. Este trabajador explica que la actividad que están realizando se ajustan a lo “establecido en el Arco Minero… ya que no solo se explota el material aurífero, sino que también se cultiva la tierra y se aplican medidas para minimizar el impacto ambiental que ocasiona el laboreo minero, donde existen áreas bien demarcadas y distantes… con la intención de trabajar sin perjudicarnos entre los que trabajamos aquí, además cumplimos con los reglamentos y normas de la comunidad de San Martín de Turumbán, los cuales están apegados a la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, a la Lopci, entre otras leyes…” (las negritas son mías)

Asimismo, presumen en que se han convertido en una referencia en el ámbito del nuevo ordenamiento para la explotación minera a pequeña y mediana escala (las negritas son mías)

La noticia completa la puede leer en la página 13 de este diario que aquí se muestra en su edición impresa.

Hasta aquí un resumen de lo que el diario informa. Vamos a ponerle un poco de contexto  a la noticia.

San Martín deTurumbán (o Turumbang), es un poblado localizado en el municipio Sifontes en la región oriental del Estado Bolívar, cercano a la zona en reclamación con Guyana en las orillas del río Cuyuní, a un poco más de 75 Km de Tumeremo. En el mismo confluyen diferentes etnias y grupos no indígenas con diferentes niveles de integración. La población local tiene una compleja historia de situaciones complejas producto de  los conflictos históricos en esa zona de la frontera nacional, luchas territoriales, así como los  problemas sociales y ambientales derivados de una larga tradición de actividad minera.

Por su parte, la mina Rabín Rico, situada a dos horas del pueblo, fue escenario de graves sucesos recientes. Según un artículo publicado en el 2009 en el diario “Nueva Prensa”, la zona estaba bajo el dominio de una banda criminal acusada de controlar mediante la violencia a la actividad minera ilícita, extorsionar a la población y de generar un régimen de terror entre los habitantes. En palabras de personas de la localidad, estos delincuentes “convirtieron los yacimientos del metal precioso al Sur del Estado Bolívar, en un “infierno” del cual desterraron al mismo diablo”.

Según el mismo artículo, este grupo criminal estaría dirigido por un delincuente conocido como “El Topo”, personaje que adquirió relevancia nacional e internacional en marzo del 2016, luego de su supuesta participación en la masacre de Tumeremo, suceso en la cual fueron asesinadas 28 personas.

Más recientemente, en mayo del año pasado, la zona volvió a ser noticia. Ello debido a que la mina de Rabín Rico fue una de las que fueron tomadas y destruidas por fuerzas militares del ejército venezolano. Tal situación habría ocurrido supuestamente como consecuencia de la masacre de Tumeremo.

Tal acción militar produjo conflictos con los pobladores locales al ser desplazados de las minas los trabajadores que laboraban en ellas. Los afectados eran en su mayoría personas de bajos recursos cuya única fuente de sustento era laborar directa o indirectamente en las mismas.

Menos de un año después, según la noticia aparecida hace unos pocos días en “El Expreso” tenemos una situación totalmente diferente: Una actividad minera sin conflictos, social y ambientalmente responsable, apegada a las leyes y en vías de ser un modelo de convivencia entre la actividad minera y las comunidades locales. Y todo esto como consecuencia del Arco Minero.

Esto si no es un milagro de los grandes, se le parece.

Pero los prodigios no finalizan aquí. En el artículo se presenta otro acto digno de un gran ilusionista: La desaparición de una parte de la legislación venezolana y su sustitución por un nuevo ordenamiento jurídico sacada; no de una chistera de mago, sino del casco de un minero.

Cuando la persona entrevistada dice que sus actividades están apegadas a la Constitución, la pregunta inmediata que uno se hace es ¿a cuál Constitución?

En la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela aprobada en el año de 1999, en su artículo 120 establece que: “El aprovechamiento de los recursos naturales en los hábitat indígenas por parte del Estado se hará sin lesionar la integridad cultural, social y económica de los mismos e, igualmente, está sujeto a previa información y consulta a las comunidades indígenas respectivas…”. Asimismo, el artículo 129 determina que: “Todas las actividades susceptibles de generar daños a los ecosistemas deben ser previamente acompañadas de estudios de impacto ambiental y socio cultural” (las negritas son mías).

En relación con estos mandatos constitucionales, en diciembre pasado, en una audiencia de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, el Estado Venezolano reconoció que en el caso del Arco Minero del Orinoco no se habían realizado, ni la consulta previa, ni los estudios de impacto ambiental.

Por su parte, resulta sorprendente la referencia a la Ley Orgánica de Pueblos y Comunidades Indígenas (Lopci) ya que en los artículos 11 y siguientes de esa Ley, desarrollan el artículo 120 de la Constitución Nacional con respecto al mecanismo de consulta previa e informada como requisito para la explotación de recursos naturales en territorios indígenas, condición que como ya vimos no se cumplió.

Igualmente, es digno de asombro leer que en la mina se aplican “medidas para minimizar el impacto ambiental”, sin que como ya sabemos no se hayan realizado estudios de impacto ambiental, instrumentos que definen las medidas de mitigación y compensación necesarias para minimizar el impacto generado por la actividad.

Finalmente, resulta maravilloso enterarnos que la mina se ha convertido en una “referencia en el ámbito del nuevo ordenamiento para la explotación minera a pequeña y mediana escala”.

Ante esa afirmación, también resulta necesario preguntar:  ¿Cuál nuevo ordenamiento? ¿En qué momento se derogó la Ley Orgánica de Ordenamiento del Territorio? Esa es la ley marco que determina las orientaciones y procesos para el ordenamiento territorial de la Nación. A su vez, la misma debe responder al mandato de la Constitución que en su artículo 128 establece que “El Estado desarrollará una política de ordenación del territorio atendiendo a las realidades ecológicas, geográficas, poblacionales, sociales, culturales, económicas, políticas, de acuerdo con las premisas del desarrollo sustentable, que incluya la información, consulta y participación ciudadana…” ((las negritas son mías)

Pero por otra parte, si uno lee entre líneas, pudiera deducir que ese nuevo ordenamiento está referido al Decreto que estableció la “Zona de Desarrollo Estratégico Nacional Arco Minero del Orinoco”. Es decir, que si entendimos bien, un decreto presidencial produjo la desaparición simultánea de la Constitución y una Ley Orgánica (hay que reconocer que ese increíble acto de prestidigitación contó con la pequeña ayuda de los amigos del TSJ)

No tengo ninguna razón para pensar que el señor Osvaldo Hernández hizo sus declaraciones de mala fe. Pero también me vienen a la cabeza las palabras coerción y cooptación*. Pero lo que parece seguro es que la historia que en ese artículo se cuenta, si no es producto de un acto de magia sobrenatural, es la consecuencia de la mentira, la manipulación y la total ilegalidad que rodea al Arco Minero del Orinoco.

Sólo queda seguir denunciándolo y rechazándolo.

#NoAlArcoMinero

#AguaSiOroNo

#LosDerechosAmbientalesSonDDHH

Publicado por NotiAmbienteVE